La Chica Embarazada

, estuve con una Chica Embarazada.


Puedo decirles que fue un encuentro sexual notable y algo extraño. Fornicar con una fémina que está engendrando en su interior algo que respira, come y se hará pis en unos cuantos años no es algo trivial. ¿Me encuentra raro, inescrupuloso, incluso sádico, porque hago estas cosas? No se equivoque. El sexo, es sexo. El sexo no distingue entre una mujer linda, fea, gorda, flaca o deforme. Cuando el ser humano pone los ojos blancos de placer, no se fija en esas cosas.

Debo reconocer que mi aventura sexual no fue inmediata. A esa chica la conocí en la universidad, un martes de junio, en un taller de "Las relaciones entre la biopolítica y la cibernética". Ella había llegado tarde a la clase. Se sentó a dos puestos del mío. Era guapa, con las mejillas sonrojadas y ese dejo de inocencia maternal. Cabello negro azabache, rasgos delicados y ojos verde exército. Yo miraba distraídamente su prominente estómago de mujer que está a días de parir. No me provocaba deseo, pero sí fantasías. Sacó un lápiz de su bolso para ponerse a escribir. Le dije que después le pasaría el cuaderno, que no se preocupara. Me sonrió y lo agradeció.

Sí, lo reconozco, fue un modo muy adolescente de entablar una primera conversación.

Luego de esa vez, nos vimos dos veces más, pero por cuestiones académicas. Le coqueteaba siempre que podía. Me enteré que era madre soltera. Que su novio era un perro desgraciado que se había ido a estudiar a Valparaíso luego de enterarse de que sería un potencial lindo papá. Una historia de película. Aparte, tenía que tomar precauciones con ella: no podía invitarla a un trago, no podía compartir un cigarrillo, no podía sacarla a bailar. Lo que sí podía hacer, era darle un maravilloso orgasmo que recordara por el resto de su vida.

Antes de que ella comenzara a ver en mí un futuro esposo y padre para su hijo, la besé, la toqué y comencé.

Era apasionada la chiquilla. Besaba profusamente y no controlaba su lengua en lo absoluto. La entendí, estaba con falta de cariño. Recorría sutilmente con la yema de mis dedos su estómago inflado. Sentía que el bebé se movía a veces. Era una sensación muy rara. Bajé hasta su rosada felicidad, y comencé a escribir una letra B con mi lengua. Sí, una B de bebé. En un momento levanté la cabeza para ver cómo sus fosas nasales se abrían y cerraban constantemente, pero no pude. Sólo veía un gran estómago que se movía. Luego me hizo una felación, la verdad no muy buena. Preferí ser yo el sacerdote ese día, y entregué todo lo más parecido al amor que ella podía sentir, sin preocuparme mucho de mí.

Era difícil tener sexo tradicional. No encontraba la pose justa para poder penetrarla sin problemas. La angulación no era la apropiada. La "Alineación Perfecta", la "Andromaca" y "el Bambú", eran imposibles de realizar. Finalmente opté por "la Amazona". Fue maravilloso, pero igualmente complejo.

Lugar de la eyección: Vientre, obvio.

Dormimos juntos. La abracé, la verdad, por caridad, aunque suene algo cruel. Miraba la ventana para que el sol apareciera pronto. Quería que se fuera. ¿Y si daba a luz en mi casa? ¡Horror! No quería escuchar ambulancias ni ajetreo innecesario en mi hogar.
Salió el sol, la desperté, y la dejé en el metro. Le di un número falso de teléfono para que me llamara, para saber como iría el embarazo, para saber cuando diera a luz. No volví a ir a ese taller de la universidad. Nunca más la vi. No quería ser padre, sólo quería tener un buen orgasmo, y ayudar a una mujer sola a sentirse deseada nuevamente. Espero, de verdad, que su hijo nazca sano, sin Huntington o esas enfermedades raras.

Seis humildes recomendaciones si es que una Chica Embarazada se interpuso en su camino:

1- Bésala, aunque no te guste. Bésala. Lo necesita.
2- Posiciones como "El Columpio" o "Las Cucharas" son las indicadas para encontrar la angulación correcta. Si ella es gimnasta o practica yoga, prueba "Las tijeras". Si no conoces estas posiciones, búscalas en internet. No sea flojo.
3- Pasa tu lengua delicadamente por su vientre. Si en ese momento el bebé patea, será una experiencia INOLVIDABLE.
4- Evite al máximo tener sexo sobre escaleras, mesas o lugares en altura. Chequéelas previamente para evitar estúpidos accidentes.
5- Si puedes hacerle previamente un masaje pélvico, házlo. Es una suerte de preparación para el orgasmo.
6- Sí, la letra B funciona, pero no es muy fácil de hacer finamente con la lengua. Requiere práctica. Mucha práctica.

Si quiere más recomendaciones, o tiene otros consejos para este perfil de chica, no dude en postearlos. 

0 comentarios: