La Chica Negra

, estuve con una Chica Negra.


No me malinterprete. No digo "negra" de forma peyorativa, sólo lo digo así para que quede claro. De raza negra, como se dice. Como Naomi Campbell. Como Alek Wek. Sí, negra de verdad. No algo medio afroamericano como Oprah Winfrey o Beyónce.

Bueno, puedo decirles que fue una experiencia salvaje, aunque parezca cliché. Es verdad, siempre hay muchos mitos rondando la figura de las mujeres de raza negra. Que son el cuádruple de fogosas que las blancas, que sus partes íntimas son más grandes o que aguantan lo que sea. Hasta el Gang Bang más cerdo. Bueno, puede ser cierto, pero aquí daré la experiencia de un mestizo.

Año 2008. Discotheque de música electrónica. Andaba dando vueltas en una fiesta para extranjeros con dos amigas de la vida. Ellas iban en búsqueda de un sueco o finlandés que anduviera volando bajo y tuviera deseos de una orgía latinoamericana. Cabezas rubias a la vista. Eran unos chicos escandinavos bailando House y Trance. Mis amigas fijaron su objetivo, y se lanzaron. El chico que eligieron era un finlandés, el que no se resistió ante la fantasía que las chilenas le proponían. En el mismo grupo estaba mi potencial deseo serpenteante:

Una negra de 175 centímetros aproximadamente, esclerótica amarilla, nariz ancha, gruesos labios rubí, y vestido verde olivo. Cabello sujeto en una cola de caballo larga. Caderas y pechos imposibles. Preciosa. Mujer. Deseable.

Sujeté su brazo y comencé a bailar con ella. Unos giros de nuestros cuerpos y comenzó la danza del apareamiento. Bueno, de igual manera, la música tribal y la música electrónica no son muy distintas a mi parecer. Comenzamos a charlar. Era de Haití. Su padre adoptivo era colombiano y la había criado desde los dos años. Su niñez fue viajar de un país a otro, y ahora se encontraba de intercambio en Chile por seis meses. Luego se dirigía a Colombia. Maravilloso. El tiempo justo para una noche orgásmica, pensaba mientras miraba su natural movimiento sinuoso.

Mis amigas se perdieron entre las verdes luces robóticas, y mis manos se perdieron sutilmente entre ese verde vestido. Bastaron unos minutos para que sus pezones estuvieran erectos, y yo la deseara con todo lo que mi cuerpo podía aguantar. Tomamos un taxi. Dos mil cien pesos el viaje. Llegamos a su casa. Departamento 1404. El paraíso.

Largas piernas bajo mi mentón. Todo aquello rosado en las blancas era en ella color moka. Sus palmas y plantas de los pies perfectamente blancas. Hecha a mano. Era el cuerpo más femenino que había visto. Grande, firme, hembra. Su inmensidad me nublaba un poco, pero como digo siempre: antes de ser negra, es mujer. Alargué el preámbulo. El precalentamiento. Abecedario de la A hasta la O entre sus piernas. Esperé los primeros gemidos para asegurar el éxito. La volteé, sujeté ampliamente sus caderas y llegué a lo más cercano que se puede llegar del cielo. Su cabello enredado se balanceaba, y su frente sudaba de placer. En la misma posición, coloqué una almohada sobre mi rodilla izquierda, y posé mi pie derecho en el final de su columna mientras seguíamos en plena acción. La angulación de la penetración cambió. Orgasmo descontrolado.

Lugar de la eyección: dentro del Durex que llevaba puesto.

Ese día no fumé. El sabor de la piel negra era demasiado fuerte en mi lengua. Lo amaba. Estaba aún digiriendo lo que había ocurrido. Miraba sus zapatos de taco arrojados en la entraba de su habitación. La recordaba enfundada en ese precioso vestido que ahora cubría parte de nuestros cuerpos. Coloqué mi mano derecha bajo la nuca, mientras miraba hacia el techo. Respiré hondo. "Qué gran follada fue esta", "Debería sentirse orgullosa de ella misma", pensaba simultáneamente. Hasta pensé en que había sido la mejor sesión de sexo casual que había tenido.

La miré. Aún dormía profundamente. Me percaté que suelo despertarme primero que mis parejas ocasionales. ¿Será instinto animal para proteger a la hembra? ¿para ver que ningún depredador aceche nuestra carne? Huevadas. Me levanté sigilosamente, me vestí, y fui al baño. Tomé el lápiz labial y escribí en el espejo: "Gracias por la mejor noche de mi vida ". Me fui. Nunca había escrito algo en el espejo de un baño luego de tener sexo. Lo encontraba algo tétrico, como de esas mafias que roban riñones. Bueno, espero que entienda que aquel gesto requiere un gran esfuerzo de mi parte. De verdad valoré aquella noche. No sé si fue la mejor de mi vida, pero bueno, siempre hay que mentir un poco.

Seis humildes recomendaciones si es que una Chica Negra se interpuso en su camino:

1- Aunque suene obvio, pero por mucha curiosidad que tenga, no sea idiota: Use condón.
2- No le busque mucha conversación de su pasado, quizá puede incomodarle: puede encontrarse con una trágica historia de esclavos, o con una opulenta vida sudafricana. Mejor no corra riesgos.
3- Insisto: No emborrache a su pareja en exceso. Que compartan una misma lengua, no quiere decir que entienda todo lo que dice.
4- Explore aquellas zonas que le parezcan novedosas de ella. No sea como un púber que mira hasta con lupa aquellas zonas que le gustan. Sea discreto y sensual.
5- No la trate como un moai. Ella es de carne y hueso. Por lo tanto, trátela como lo que es: una mujer.
6- Cuando estén hablando en la intimidad, por favor NUNCA le diga que es EXOTICA. Puede golpearlo en sus partes nobles, o sentirse profundamente humillada. Si le tocó la última, sea hombre y retírese, por muy caliente que esté. Una masturbación en casa remediará el bochorno.

Si quiere más recomendaciones, o tiene otros consejos para este perfil de chica, no dude en postearlos.


6 comentarios:

And yet, and yet... dijo...

Nunca he sentido especial atención por las negras. Buen relato, creo que extrañé una caracterización más acabada de sus peculiaridades, pero supongo que finalmente sí son mujeres antes que otra cosa.
Saludos, buen blog. Aquí @Artaud

Mario Amigo Vargas dijo...

Notable blog!
lo seguiré...
saludos

David dijo...

Gracias por sus comentarios. Espero que mis experiencias cumplan las expectativas ;)

Saludos!

yazmin dijo...

David, Tyra Banks tampoco es negra máxima... es una mulatiña candente...

Anónimo dijo...

SAAAAAAAAALE OH JAJAJAJAJAJA
TERRIBLE CHANTA LOCOOOO

David! dijo...

Sí Yazmin, creo que tienes razón ....