La Chica Francesa


, estuve con una Chica Francesa.

(Antes de contarles cualquier cosa, debo excusarme por haber dejado unos días de lado este blog. La clasificación de Chile al mundial de Sudáfrica 2010 fue demasiado para mí. Y también ocurrió algo ese día, que más adelante comentaré).

Debo decirles que fue una experiencia creativa. No opinaré sobre aquellas afirmaciones de que "las francesas no se depilan". Puedo decirle que eso es lo que menos importa cuando se está saltando de felicidad. Yo creí que era mentira todo eso de que las francesas eran unas diosas del sexo, que sus felaciones son las mejores del mundo, o que eran el triple de apasionadas que las mujeres de otros países. Debo decir que son muy buenas, pero tampoco son las mejores. Conozco chilenas calladitas que se convierten en verdaderos huracanes de placer cuando se les estimula.

A la franchuta la conocí el año pasado. Era la amiga de una amiga de una amiga de una compañera de intercambio francesa que estuvo en mi universidad. Nos conocimos (como varias veces antes me ha pasado) en una fiesta de estudiantes extranjeros. Ésta se organizaba en la casa de un chileno que había hecho una fiesta temática. El tema era: ropa interior. Esto involucraba que de la cintura para abajo, los hombres debían andar con boxers o calzoncillos, y las mujeres, con calzones, bikini o colaless. Maravilloso. Vaya que hots los organizadores. Doblemente maravilloso.

El alcohol abundaba, la música embobaba y los excesos comenzaban a presentarse. Sugestivos bailes, roces para nada casuales y miradas fugaces llenas de deseo circulaban constantemente. Era una verdadera orgía romana. De aquellas que no se ven muchas veces. Los cuerpos jóvenes estaban deseosos de sexo casual. Había que satisfacerlos lo antes posible.

Hice contacto con una participante de la fiesta. Cabello azabache, mejillas sonrojadas y salientes, labios rojos y carnosos, piel muy blanca. Ojos profundos, sombra negra sobre ellos, uñas perfectamente pintadas del mismo color y un pequeño colaless rojo. Absolutamente deseable. Amaba al organizador de la fiesta, por tan brillante idea de realizar ese evento. Me acerqué a ella, y me sonrió mientras bailaba y me miraba de costado. Me quitaba la vista, giraba, y volvía a sostener mis ojos. Maldita. Preciosa. Sexual. Le pregunté a su amiga si no le incomodaba que bailara con ella. Con un notorio acento francés, me dijo que no había problema, y le guiñó el ojo a mi potencial víctima. Se rieron. Comenzamos a seducirnos.

Bailábamos electrónica. Me colocaba tras ella y recorría su abdomen con mis manos, mientras ella levantaba los brazos al compás de Satoshi Tomiie. La fiesta se había convertido en un verdadero bacanal. Cuerpos sudados deseándose. Locura generalizada. Recién eran las dos y media de la mañana. Fuimos a su departamento, que estaba a dos cuadras de la fiesta. Con la bandera de Francia colgada en su closet, comenzamos a cantar la Marsellesa con nuestros cuerpos.

Nos contorsionábamos y nos besábamos. Fui un afortunado receptor de un beso francés bien desarrollado. Con juego de alientos, contacto sutil de lenguas cada vez agudizándose más. Preámbulo exquisito, excitación, deseo. Sabíamos que en unos meses más, no nos veríamos. Quizás nunca más. Eso lo hacía aún mejor. Compartir un orgasmo con un total desconocido debe ser una de las mejores cosas que pueden ocurrir. El olvidar tus prejuicios y mostrarte sin miedos ni restricciones es una de las cosas más bellas de la vida. La francesa comenzó a bajar por mis piernas, hasta que comenzó una perfecta felación. Era una maestra. Una verdadera francesa, en todo el sentido de la palabra. Se escuchaban gemidos de otra mujer en la habitación del lado. Nos miramos. Nos reímos. Luego, yo realicé el abecedario sobre su rosada felicidad. La letra "C" era su favorita. Supongo que sabe a lo que me refiero. Luego, el "misionero" y la "flor de loto", fueron el cielo. Las venas que se veían en su pálida piel se hinchaban. Era un bello orgasmo.

Lugar de la eyección: En uno de los condones que regala el Estado.

Mis ojos abiertos a las 9 de la mañana. Ella dormía sobre mi pecho. Sábanas húmedas. Cabellos sobre mi brazo izquierdo. Era realmente bella. Lentamente tomé sus brazos y los dejé a un costado. Traté de moverme sin que ella despertara. Lo logré. Fui a la cocina. Había alguien que roncaba en una habitación lateral. Aparentemente había sido una noche multiorgásmica dentro de esa casa. Bebí un vaso de agua, me coloqué las zapatillas (y toda la otra ropa que estaba en el suelo), y me fui. Reconozco que nos volvimos a ver unas cuatro veces más, luego de esa sesión. La fui a dejar al aeropuerto en diciembre. Fui el mejor con ella. Aún hablamos, nos escribimos postales de vez en cuando. Amaría que volviera en 5 años más, y tuviéramos una sesión de sexo casual apasionada. Insisto, es de las mejores cosas de la vida.

Seis humildes recomendaciones si es que una Chica Francesa se interpuso en su camino:

1- No se ría de su acento francés. No sea estúpido, por muy graciosa que pueda parecer su pronunciación.
2- Téngase confianza. No porque usted sea negro, chico y peludo, no puede ligarse una francesa. Es una cosa de actitud.
3- No porque sea francesa va a ser necesariamente una diosa en la cama. Observe paulatinamente su comportamiento y vaya sacando conclusiones.
4- NUNCA obligue a una mujer a que le haga sexo oral. Si lo hace, merece ser castrado. Pregunte. Si la respuesta es negativa, busque otras formas.
5- El acariciar los pechos de una mujer por sobre la ropa, es una buena forma de generar deseo y hacer un exquisito preámbulo.
6- No llore luego del sexo. Es verdad, quizás no la vea nunca más, pero no sea niño. Sólo disfrute y agradezca el haber compartido un bello encuentro sexual.
7- Consejo Bonus Track: La francesa no olía mal. Siempre dicen que los franceses tienen mal olor y cosas así. Como en todos lados, hay personas que se duchan y otras que no. Así de simple.


Si quiere más recomendaciones, o tiene otros consejos para este perfil de chica, no dude en postearlos.

4 comentarios:

Narracion en Libertad dijo...

excelente!!!!!!!!

Narra en Libertad.-

David! dijo...

Narro en Libertad ;)

Besosssssss***

Jorge dijo...

Dentro de las extranjeras
supongo que es la mejor historia que has postiado.
Salufos Perro!

David! dijo...

Monito:

Creo que la de la negra = fue notable. Y la asiática no era tan cuática, pero eso lo compensaba con lo bizarra que era.

Saludos!